Paréntesis del día de la elección presidencial en México

Desde lejos…

Me encuentro a miles y miles de kilómetros de mi país en esta fecha tan importante. Aquí pasa de las 9 de la noche y en un par de horas me hiré a dormir -tal vez-. Cerraré los ojos sin saber exactamente qué pasó, o qué se dice que pasó con la elección presidencial en México. Quisiera dormir con la certeza de que el proceso está siendo del todo democrático, pero desafortunadamente me es difícil creerlo al cien por ciento. ¿Por qué? Por que en los últimos días he leído noticias en diferentes periódicos que hablan sobre boletas ilegalmente marcadas a favor de cierto partido, he leído sobre la necesidad que sienten diversos grupos (de diferentes partidos o asociaciones) de proteger la legalidad y transparencia de la votación, o sobre el asunto del lápiz que el IFE decidió utilizar en las casillas para votar (con vídeos en youtube que discuten cómo su marca en una boleta puede ser borrada, dando oportunidad de cuestionar el proceso), o sobre presiones por parte de la delincuencia organizada… En Twitter ya hay mensajes de ciudadanos denunciando compra de votos, robo de boletas, balacera en alguna casilla, y un largo etcétera. En fin, nada suena del todo transparente. Toda esa información parece ser negativa y no da muchas esperanzas.

Lo que sí puede dar esperanza es la alta participación ciudadana que hay en esta jornada electoral. Aún a la distancia, a través de internet y las redes sociales me ha sido fácil darme cuenta del interés de los mexicanos porque el voto sea razonado, por que los votos sean contados transparentemente, porque nadie se sienta obligado a emitir un voto en favor de quien no lo convence, por salir a votar. No sé cómo la historia recordará estas elecciones. En algunas horas, se sabrá el resultado oficial y se escuchará la opinión de los mexicanos, la opinión no sólo del resultado sino del proceso. Esa voz que en las últimas semanas se ha escuchado fuertemente, espero se siga escuchando. Gane oficialmente quien gane, los mexicanos necesitamos seguir levantando la voz por un país mejor; por mejor educación, por información transparente, por un alto a la violencia… Creo que es muy importante la transparencia en este proceso porque da credibilidad tanto a los mexicanos como al mundo entero, pero también creo que, una vez definido el ganador (a), tendremos que hacer un llamado a la tolerancia nuevamente. Una vez definida la elección, hay que olvidar divisiones partidistas o caudillistas, y recordar que lo importante es el presente y el futuro del país. Espero que mañana todos estemos contentos con el proceso y aceptemos los resultados, que, en porcentaje, las irregularidades no eliminen del todo la credibilidad y democracia del proceso, que la voz de la mayoría sea quien decida a nuestro siguiente Presidente.

Anuncios