Comentario sobre #YoSoy132, movimiento de estudiantes en México

No sé ustedes, pero yo creo que el movimiento de los estudiantes, conocido como #YoSoy132, era mucho más fuerte como apartidista. En el momento en que el movimiento se declara “Anti Peña Nieto” el movimiento pierde gran parte de su potencial y validez porque, de tajo, excluye a un candidato presidencial y a sus posibles seguidores quienes pudieran o no coincidir con la ideología previa del movimiento. El cambio también implica que el movimiento está únicamente interesado en lo que suceda en las elecciones, no en la raíz de los problemas que en un principio los hizo manifestarse. El ser “Anti Peña Nieto” es intolerante y de poco fondo, porque implica que el grupo está en contra de cualquier cosa que Peña Nieto haga o proponga, buena o mala. Entiendo que el movimiento inició a partir de la visita de Enrique Peña Nieto a la Universidad Iberoamericana, pero #YoSoy132 inició como un reclamo y una respuesta a la manipulación de la información por los medios de comunicación, especialmente a las televisoras que controlan la comunicación televisiva (y parte de la radiofónica, entre otras) en México. Esa manipulación, ese poder excesivo de las televisoras (recordemos la llamada “ley Televisa”) trasciende a una elección presidencial al mismo tiempo que la afecta. La lucha por eliminar la ley Televisa, la manipulación de la información, la desinformación selectiva y el control de los medios debería ser apartidista. Esta lucha debería continuar después de las elecciones e incluir no sólo a estudiantes sino a todo mexicano interesado en su país.

Anuncios