Paréntesis de la tolerancia

Voy regresando de unos días en tierra danesa. Es casi media noche y estoy cansada, por lo que escribiré tan solo una breve entrada.

Este año es, en cuestión de poder y política, especialmente interesante. Es el año de cinco cambios (o posibilidades de cambio) de gobierno importantes. Me refiero a los gobiernos de Rusia, Francia, Estados Unidos, China y México, mi país. De una manera u otra, los cinco países juegan un papel importante en la economía, poder e influencia global, por lo que el hecho de que los cinco tengan un cambio o transición de poder en el mismo año es relevante. Creo que el efecto se va a empezar a ver muy pronto.

También creo que es relevante el hecho de que en el el último par de años ha habido modificaciones al status quo de poder en países cuya sociedad parecía estar dormida o resignada. Me refiero a los casos de Egipto, Tunisia, y Libia. Lo relevante de esos tres cambios de poder, además de representar a un pueblo despierto y dispuesto a organizarse y elevar su voz, es que esos despertares no hubieran tenido el impacto que tuvieron sin el uso de el internet y las redes sociales.

Como escribí en mi entrada anterior, México está despertando, se está organizando y está levantando la voz. Eso me da gusto, pero también me preocupa un poco porque desde las elecciones de el sexenio pasado (con su guerra sucia) el país se polarizó muchísimo y creo que sigue polarizado. Hace falta más tolerancia, más respeto por la libertad de pensamiento, de expresión, de elección de los demás. Creo que hay que fomentar la tolerancia, en este proceso importante que está sucediendo en nuestro país y en lo que sucede día a día en nuestro entorno. Tolerancia no implica aceptar las opiniones o elecciones de otros como propias, tan solo implica respetarlas. Implica saber que no por ser diferentes dejan de ser válidas, que son tan buenas como nuestras propias opiniones. Sé que nadie es tolerante todo el tiempo ni con todas las personas, yo no lo he sido, pero al ser más consciente de su importancia, más fácil es serlo la mayor parte del tiempo… Me daría mucho gusto ver y leer que, después de las elecciones, México camine al futuro con tolerancia y unión. Ese hecho no terminaría con los problemas que sumergen actualmente al país, pero quiero pensar que servirían para dar el siguiente paso: dirigir el futuro del país con la voz unida de los mexicanos que reconocen que los gobernantes trabajan para sus ciudadanos, para ciudadanos con voz y voto, decididos a acabar con la guerra, las muertes, la violencia, el miedo, las mafias.

Anuncios