Carlos Fuentes vive

© 2010 Adriana Citlali Ramírez
Carlos Fuentes firmando mi copia de su novela El Espejo Enterrado

No siempre ha sido fácil coincidir con las opiniones de Carlos Fuentes, pero nunca ha sido fácil ignorarlas. Carlos Fuentes vive en sus libros, en su pasión por México, en su crítica, su voz, y en la mente de sus lectores.

Lo he admirado desde que era una niña, aunque no siempre por la misma razón. Recuerdo que cuando tenía 11 años, más o menos, decidí leer Cambio de piel. Comencé a leer el libro con mucho ánimo, pero muy pronto mi entusiasmo se convirtió en frustración. Sabía que era un muy buen libro, creía que lo era y quería disfrutarlo, pero me costó mucho trabajo. Leí, no sé cuántas páginas, sin realmente entender la historia. Entonces me sentí frustrada y el libro se convirtió en un reto para mí. Recuerdo haber discutido mi frustración con mi papá, quien me dijo que a Fuentes hay que leerlo en orden (más o menos) porque su escritura fue evolucionando y se volvió más compleja e interesante conforme fue escribiendo sus novelas… En fin, mis ganas de superar el reto, me llevaron a leer La región mas transparente, Aura, y La muerte de Artemio Cruz antes de regresar a la novela que inició el proceso. En el segundo intento, Cambio de Piel resultó ser un libro mucho más accesible y agradable. Aún fue complejo en estructura, pero me ayudaron la experiencia, la edad y el acercamiento a la voz de Fuentes a través de sus otras novelas. El reto de Cambio de Piel, también me cambió, me hizo querer leer más libros de Carlos Fuentes, descubrir más escritores mexicanos y latinoamericanos, interesarme más en las culturas prehispánicas, en la historia de mi país, en la política de mi país.

Carlos Fuentes ha sido una voz constante en mi vida incitándome a escuchar, a leer, a cuestionar. Hoy falleció y, con este hecho, muere la posibilidad de leer un nuevo comentario suyo en los periódicos mexicanos; su muerte se lleva la posibilidad de encontrar una nueva novela con su voz y su sello; pero no se lleva su legado.

Les comparto un par de fotos del día en que Carlos Fuentes puso su autógrafo en mis copias de algunas de sus novelas. Hasta pronto,
Adriana Citlali Ramírez

© 2010 Adriana Citlali Ramírez
Carlos Fuentes

Anuncios